¿Qué es el poder?

Es mi opinión que en la actualidad nos manejamos con muchos conceptos sin conocer bien a bien su significado o habiéndolo olvidado al poco tiempo.

Creo que debemos empezar a definir algunas cosas para tener una conciencia clara de lo que decimos cada que abrimos la boca.

Uno de esos conceptos es el poder.

Casi nadie tiene claro lo que conlleva esa noción, lo que resulta grave dadas las implicaciones y los alcances que tiene su ejercicio. Casi siempre nos auto convencemos de que se necesitan estudios muy avanzados que nos saquen del hoyo, yo creo que algo de sentido común y madurez pueden dotarnos de alguna definición suficiente.

El poder implica libertad, libertad de maniobra, de movilidad, de acción, el ejercicio de esa libertad implica recursos. A partir de ese momento se crea un ciclo de maniobrar para obtener más recursos para poder seguir maniobrando. Hasta aquí todo bien.

Pero sucede entonces que dicha obtención de recursos se topa con la propiedad privada o comunal de terceros, estos terceros pueden ser ricos o pobres. Esto es importante porque si son ricos podemos negociar un contrato de compra venta o de arrendamiento que nos permita el acceso a los recursos naturales que se encuentran en el lugar.

Si son pobres la historia es otra, de alguna manera no pensamos que estén dispuestos a ninguna clase de negociación. No se les considera dignos del derecho de ser poseedores de algo, ni con la capacidad de negociar ni de manejarlo ni de llegar a ninguna forma civilizada de arreglo, simple y sencillamente porque el poder asocia le riqueza material con la intelectual y cultural, pues su naturaleza se de deshumanización. Entonces de mide a la persona por lo que tiene y no por lo que es, negando la naturaleza intelectual, emocional y creadora de las personas.

Aquí es donde surge un particular ejercicio valorativo respecto de las condiciones de vida de los demás, ellos no tienen recursos ni forma alguna de defenderse, además están mejor capacitados para adaptarse a los continuos cambios. Finalmente es la forma en que han vivido siempre, pues es como se les ha condicionado a vivir.

Por otro lado viene a la mente de inmediato el concepto de responsabilidad, se es responsable cuando se respeta el derecho yl espacio de los demás, pero también se es responsable cuando ser actúa con madurez, y responder a los intereses de los grupos en el poder se antoja una forma madura de conducirse. Dicho de otro modo, soy responsable su respeto el derecho de quienes sin poseedores de algo.

El poder se encuentra profundamente ligado con el dinero y las propiedades materiales, e igualmente alejado de los derechos y en general, de cualquier cosa que no busque un beneficio económico inmediato y de carácter monetario o material. Parece comportar alguna forma de alergia contra toda forma de colectivismo, de pensamiento social, de justicia y de razón.

En el ejercicio del poder las cosas que para los demás son de sentido común deben ser comprobadas, las que producen un bien inmediato para todos puestas en duda, pero las que niegan ese beneficio y lo limitan a unos cuantos son adoptadas sin pensarlo.

Octavio Paz decía que el poder es algo que te destruye si no lo tomas cuando se presenta la oportunidad. Yo no podría contradecir esa noción.

El poder está enemistado con la conciencia, con la responsabilidad, con la rendición de cuentas, con la igualdad, con la paz y con el sentido común. Debemos cuestionar al poder, debemos cuestionar si a nosotros nos corresponde estar a cargo, debemos cuestionar que cosa nos faculta a tomar decisiones sobre todas las demás especies, decisiones que muchas veces han determinado su permanencia en este planeta ¿y con qué derecho? ¿Quien nos dijo nunca que a nosotros nos correspondía decidirlo?

El poder en manos del hombre está acabando con el hombre. Y también con todo lo demás.

El poder deshumaniza, corrompe, aisla, ciega y ensordece. Nos ciega al dolor, nos ensordece al clamor. Nos insensibiliza y nos hace creer que somos más que otros, una noción absurda y estúpida. El poder niega nuestra humanidad y nos reduce, nos instrumentaliza, somos simple utilería al servicio de personas en círculos más altos.

Tanto de manera individual como colectiva, pues aún en grupo y como sociedad carecemos de valor.

Todo lo anterior es importante porque pone en primer plano donde quedan nuestras capacidades y que valor tenemos como personas, que poder tenemos como ciudadanos, como sociedad, como colectividad, como civilización y como especie.

Un factor determinante en este caso es el acceso a la información, para eso debemos cobrar con acceso irrestricto a la información publica, por información pública se entiende la que maneja el poder público, porque si el gobierno es un entre creado para beneficio del pueblo entonces la información que este maneja debe estar de manera complemente accesible a éste último. Es de primera importancia como herramienta para el ejercicio de nuestros derechos, pero es un recurso que también implica trabajo y sobre todo estudio, trabajo y estudio al que la mayoría de personas no están dispuestas a llevar a cabo, actitud que muchos políticos aprovechan para su beneficio.

Eso es un problema enorme que debe ser atendido de inmediato.